abr 082020

El lodo

Te escupiré, te gritaré,
te arañaré y te morderé.

Me revolveré en el lodo antiguo,
que aún no secó,
como fiera enjaulada
ante una amenaza que no lo es.

El lodo quedó después de mucha lluvia extemporánea.
Son lluvias antiguas,
sobre un suelo frágil
que no supo o no pudo drenar.

Cuando la fina capa seca de la superficie se rompa,
me debatiré para escapar.

En ese instante serás tú mi enemigo, sí, tú,
porque apenas reconoceré el lodo que me envuelve:
Entonces, en lugar de tomarte como asidera,
te hundiré como si hundirte pudiera sacarme a flote.

Y cuando me agote o te agotes,
ambos más embarrados que antes,
me esconderé avergonzada tras la culpa
de haber errado otra vez.

Me refugiaré tras el miedo difuso
de ser quien no quiero ser,
y tras el terror sofocado
de no querer a quien soy

Deja un comentario

Your email address will not be published. Please enter your name, email and a comment.