Blog

nov 162018

Confianza radical innegociable

El corazón con miedo de latir:

Por demasiado fuerte, o por demasiado débil.

Entre el grito estremecedor y el silencio frío, helado,

Tanto dolor!

Y entonces -nunca sabrás cómo ha llegado aquí,

Ni de donde ha salido-

La confianza se asoma.

Desafiante, diríamos,

Si no fuera por el sublime arte de la humildad, que la escolta.

Allí, de pie,

Entera, serena, cálida.

Como la vida misma.

Allí, radical.

Innegociable.

 

nov 042018

Cristales rotos

Cuando se percató de que sólo eran cristales rotos,  los apartó cuidadosamente con las manos,  y ya no le hirieron más los pies .

oct 302018

Néixer és un moment

Un día me dijeron que morir es un momento. A veces parecería que también nacer es un ‘blup’ de un instante. Todo lo que sucede antes del ‘blup’ es preparación, y lo que sucede después es simple descanso.

‘Blup’ como abrir una botella de vino al sacar el corcho, o de cava, aunque entonces ya no es ‘blup’ sino un sonido más escandaloso, vibrante y alocado.

Y el momento mismo del nacimiento me coge de sorpresa, como si, a pesar de la preparación y la espera, no lo hubiera imaginado ni previsto así. Estoy, aquí, recién nacida como si no supiera de dónde vengo ni a dónde voy, medio aturdida y absolutamente desconcertada. Y sin embargo los pasos, aunque algo aéreos, me llevan a perfumar esta discreta ocasión con un incienso y a regalarme (con dudas y vergüenza) un capricho. En el fondo, sólo porque es bonito y porque me gusta que tenga valor, tal como un nacimiento.

También una vez me dijeron que no importa si la vida es larga o tan breve como unos minutos, lo que importa es haber vivido. Existir. Elixir de amor hecho tierra, aire, mar y fuego. Bienvenida de nuevo, bienvenida a nuevo. Bendito reposo.

oct 182018

Como una plácida muerte

El alma cansada,

el corazón descorazonado,

un hilo de vida

que late por pura inercia.

Desnudarse sin prisa

de los vestidos que en los márgenes

ya no nos protegen.

Deshacerse sin esfuerzo

ni oposición,

diluyéndose poco a poco

en lágrimas sin tristeza.

Perderse del todo, sin miedo,

desdibujando los límites de la existencia.

Plácida rendición.

1 2 3 12