ago 262020

Lejos, lejos

Cuando no sé qué pensar,
cuando se me acerca sigilosamente el desánimo,
Cuando querría hablar
Pero no alcanzo a articular a una corazón, tripas y mente

me gusta mirar lejos.
Todo agua, o todo verde o todo cielo.

Tan lejos, que llego a tocar
Con la punta de las alas que no tengo
La piel más fina y sabia
Que envuelve cuidadosamente lo más cercano a mi misma que poseo.
Y ahí, calma frente al abismo,
Cierro los ojos para escuchar mejor.
Descanso, en tregua, y voy llegando.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Please enter your name, email and a comment.